Feeds:
Entradas
Comentarios
Gat schroedinger

En relación a su gato, Sr. Schrödinger, tengo tanto buenas noticias como malas noticias.

Los datos recién publicados del servicio de medición y homogeneización de la temperatura global de la NASA señalan una reducción de la temperatura media de la Tierra de 6 centésimas de grado en marzo, con respecto al mes anterior. El valor respecto a la referencia 1951-1980, que es la que actualmente emplea este organismo, fue en marzo de +1,28 °C. A su vez, la temperatura del mes de febrero ha sido corregida a la baja en una centésima, de +1,35 °C a +1,34 °C.

Respecto a la referencia preindustrial considerada por ese mismo organismo el incremento de temperatura sería en marzo de +1,58 °C.

Por su parte la Agencia Meteorológica del Japón, otros de los cuatro organismos mundiales que ofrecen datos de temperatura, indica (de forma preliminar), por el contrario, un aumento de tres centésimas respecto a febrero.

Seguir leyendo »

[Actualización 14/04: Ver corrección y complemento aquí.]

Nunca hubiera querido publicar este post. Nunca había pensado que, de tener que hacerlo, iría a ocurrir tan temprano. Lo que está ocurriendo es realmente extraordinario.

CdXWatVUYAAnlVR

Antes que nada, una cierta “buena” noticia. En los dos últimos años las emisiones no han aumentado. Algunos creen que las emisiones han llegado al máximo, que estamos superando  el “pico de emisiones”. Es posible que estemos entrando en terreno desconocido: ni un solo economista había previsto esta situación en los escenarios de futuro que el IPCC les solicitó en su día. Tranquilos por ahí, las emisiones, o sea el crecimiento económico, no cesarían de aumentar… decían. O decían que una cosa no tiene que ver con la otra.

Ahora las malas noticias. La concentración de CO2 en la atmósfera ha experimentado el mayor aumento nunca registrado: de +3,76 ppm, de febrero 2016 a febrero 2015. En este punto hay que ir con cuidado de no confundir flujos con acumulaciones, y creer que una reducción de las emisiones equivale a menor forzamiento climático. No es así. Lo que fuerza el clima es la concentración, no las emisiones. Y es lógico que la concentración atmosférica de CO2 siga aumentando al nivel de emisiones actual. Por mucho que disminuyan las emisiones la concentración seguirá aumentando, salvo que fueran tan ínfimas que la biosfera y los océanos pudieran absorberlas todas ellas.
Seguir leyendo »

Prólogo de Federico Mayor Zaragoza; Epílogo de Jorge Riechmann

Publicado en Revista de Economía Crítica, nº 19

Los Límites del crecimiento retomadosSuponga que tiene usted la oportunidad de leer a un consciente y riguroso divulgador del colapso, todo un catedrático de química de la Universidad de Florencia, ahora en el Departamento de Ciencias de la Tierra de esa misma Universidad, y uno de los (muy) pocos perfiles científicos familiarizados con la metodología de la dinámica de sistemas, tan familiar en ingeniería. Que además se encuentra flanqueado, por un lado, por el siempre positivo Federico Mayor Zaragoza – como prologuista. Y, por el otro, en el epílogo, por un matemático, activista ecosocialista y ahora filósofo del mejor colapso posible de la potencia intelectual, ética y didáctica de Jorge Riechmann. Todo eso es un lujo que tiene usted al alcance si se sumerge por unas horas en el breve libro objeto de este comentario. Seguir leyendo »

Skeptics

He recibido este texto a través de una lista de alto nivel científico-energético en la que tengo el honor de participar, y lo he traducido.  El remitente es Raj Thamotheram, CEO de Preventable Surprises y promotor de la “Forceful Stewardship”, o “protección forzada”, se entiende que del clima y del medio ambiente. Se dirige a tres colegas del mayor nivel científico mundial respecto a la viabilidad de conseguir los objetivos de temperatura que se debaten en París, y los tres le responden con gran certidumbre y convicción acerca de la imposibilidad manifiesta de no rebasar 2C por supuesto, y mucho menos 1,5C. Me ha autorizado su difusión.

Yo traté este tema aquí hace unos días con cierto detalle, justo antes de comenzar la convención, llegando a las mismas conclusiones. Suscribo las afirmaciones que siguen aunque no he examinado todavía de cerca qué es esto de la administración forzada. Seguir leyendo »

FB_IMG_1435957882332Muchas personas conocedoras del problema climático saben, o intuyen, que la gravedad de la situación es muy superior, y sus consecuencias mucho peores, que lo que puede deducirse de las informaciones y humor de los medios de comunicación generalistas. Sospechan además, con fundamento, que el contenido de los informes del IPCC constituye una muestra de conservadurismo científico favorecido por la supuesta necesidad de no alarmar y presionado por la influencia del negacionismo organizado (1,2).

Pero pongámonos institucionales por un momento y examinemos qué opciones dice creer el “establishment” de la UNFCCC [United Nations Convention Framework on Climate Change] que le quedan a esta civilización global para evitar su propia autodestrucción por la vía climática. Partamos pues de los datos “oficiales” y veamos qué margen de maniobra ofrecerían si fueran ciertos.

La posición de partida, desde la cumbre de Durban de 2011 y cuyos orígenes se remontan nada menos que a la cumbre de Rio de 1992, sugiere que la temperatura media de la Tierra no debe ser superior en +2 °C al promedio preindustrial (3). Por su parte, los datos “oficiales”, sustanciados en los informes del IPCC,  asumen que, con el fin de jugar a alcanzar esta meta con el 66% de probabilidades (que corresponden al literal likely, según la terminología del IPCC), la cantidad máxima de CO2 vertido a la atmósfera entre 2011 y 2100 no debe ser superior a 1 Tt CO2 (1 teratonelada de CO2, o mil billones de kilos) (4). Esto lleva a que, para no superar este (supuesto) máximo permitido, sólo nos sea posible verter 650 Gt CO2 procedentes del sistema energético, a contar desde 2015, una vez descontadas las contribuciones de la deforestación y la industria del cemento (5). Esta es la situación de partida de la COP21.

A partir del último Informe de Síntesis del IPCC se ha calculado con todo rigor que intentar esto requiere nada menos que comenzar a reducir las emisiones inmediatamente (ya vamos tarde), que el ritmo de reducción sea ya del 10% anual en 2025 (!), y que ese ritmo de reducción del 10% sea mantenido durante 25 años, de forma sostenida (!!), de manera que las emisiones sean virtualmente cero en 2050. Todo ello en referencia solamente a las originadas en el sistema energético mundial, alimentación y transporte incluidos. Seguir leyendo »

Extraordinario y muy bravo Papa Francisco, que algunos comparan con “el Churchill que necesitábamos”.

Comentario la próxima semana. De momento unas citas destacadas, y algunas más. Seguir leyendo »

El primero, y para el que todavía quedan plazas, es el Curso de Posgrado sobre Cambio Climático, dirigido por Samuel Martín Sosa, que comienza el 15 de junio en Madrid. Son cuatro semanas a 7 horas diarias y 45 docentes, todos ellos de alto nivel y procedencias muy diversas. Por sólo 350€ el curso le proporcionarán una visión amplia y bajo distintas perspectivas de la problemática del cambio climático desde el punto de vista de las distintas ciencias sociales y su integración con las naturales, con la vista puesta especialmente en la Conferencia de París de final de año. Yo tengo el honor de haber sido invitado a participar durante 6 horas disertando y debatiendo sobre el IPCC, su adecuación, la validez de sus resultados y sus condicionantes.

Tras este curso sabremos entender y hacernos un criterio acerca lo que de veras está ocurriendo extramuros y cuál es su relación con la percepción intramuros. Cada uno podrá hacerse su idea de cómo distintas áreas de conocimiento se complementan para ofrecernos un escenario al que, a la vista del programa, pocas dimensiones deben faltarle para ser completamente exhaustivo.

De su descripción del formato del curso:

“La práctica totalidad de las sesiones serán presenciales. Se utilizarán formatos virtuales para un número reducido de clases de profesores que no podrán desplazarse a Madrid por motivos de agenda. Las clases teóricas se combinarán con sesiones más dinámicas que pueden incluir desde videoforums o debates hasta análisis de textos. Dentro de las actividades prácticas se celebrará un juego de rol en el que se recrearán las negociaciones internacionales con sus problemas y potencialidades. Estan además programadas dos salidas de campo en fin de semana para analizar in situ los efectos del cambio climático.”

Le sugiero que aproveche esta última oportunidad de conseguir plaza, escribiendo a secretaria.flacso@usal.es.

Otro en septiembre, pero distinto

Seguir leyendo »

A %d blogueros les gusta esto: