Feeds:
Entradas
Comentarios

¿Hasta qué punto es inminente el colapso de la civilización actual?

Versión final 1.0 (pdf)

No he conseguido trasladar esta versión final a epub y que quede bien. ¿Alguien sabe?

Estas formas podrían acabar siendo el principal icono de nuestra civilización (Imagen: LLDC)

Estas formas podrían acabar siendo el principal icono de nuestra civilización (Imagen: LLDC)

Índice de la serie y enlaces

Hemos vivido hasta ahora en la ilusión de creer posible lo que es acorde con nuestros deseos, dando por hecho que para su materialización bastaba con intervenir astutamente en el mercado a nuestro favor. Y que, si todos hacíamos más o menos lo mismo, todos íbamos a salir ganando.

Pero esto ha sido un espejismo. Las leyes de la física no son negociables con criterios económicos, ni con cualesquiera otros. No son sólo curiosidades intelectuales: nos rigen, nos guste o no, y debemos adaptarnos a ellas. Se vuelven contra nosotros si no les hacemos caso. Seguir leyendo »

“Speak the truth … Operate from love.”[1] (Donnella Meadows, LLDC, 2004)

Dones

Índice de la serie

Si usted ha leído hasta aquí, cosa que le agradezco, lo más seguro es que sea porque le inquieta la respuesta a la pregunta del titular, y porque espera encontrar algunas orientaciones sobre qué camino elegir de entre los transitables. En una charla reciente, cerca de Segovia, poco después del congreso de Barbastro, los asistentes me interrogaron sobre ello en el turno de preguntas. No supe qué contestarles. Les dije que estaba todavía en estado de shock. Así estoy todavía, pero me siendo obligado a abordar esta cuestión al ir concluyendo un texto como éste.

Veamos pues caminos transitables. En el plano racional mencionaré lo que los autores de LLDC, habiendo sido criticados en su día por no aportar soluciones (concretas) en su trabajo original de 1972, aportaron en su revisión de 2004. Si no nos valieran ya para evitar este colapso nos deberían servir por lo menos para alejar el siguiente. Son éstas, de la forma en que fueron recogidas por la reseña de LLDC-30 realizada por Emilio Cerdá, de la Universidad Complutense de Madrid: Seguir leyendo »

“Science is telling us all to revolt … Only social mass movements can save us now.[1] – Naomi Klein

Índice de la serie y enlaces

MIT-FBEl trabajo de Harich que he descrito en la entrada anterior cita, para fundamentar la magnitud y las estrategias del engaño generalizado, las obras de la australiana Sharon Beder, ingeniero de formación, que trabaja en el departamento de ciencias sociales de la Universidad australiana de Wollongong. Beder comenzó en 1995 describiendo la táctica SLAPPS[2] (681), para dedicarse hasta hoy a mostrar el detalle de la estrategia y la táctica del denominado spin, los orígenes y los mecanismos por los que se propaga la mentira prefabricada. Algunas de sus otras obras son: ‘Global Spin: The Corporate Assault on Environmentalism’[3] (682), ‘Free Market Missionaries: The Corporate Manipulation of Community Values’[4] (683) y ‘Suiting Themselves: How Corporations Drive the Global Agenda’[5] (684). Recomiendo estas lecturas y algunas más sobre el mismo tema que incluyo en las referencias, y que yo he devorado a lo largo de los últimos años (684-687). En este blog también encontrará este tipo de cosas, referidas al caso particular del negacionismo climático, pero no solo. Seguir leyendo »

 “If forms of denial structure the interpretation of a problem, they will also frame thinking about the solution to it[1].” – Clive Hamilton

Jurgen Habermas

Jurgen Habermas

Índice de la serie y enlaces

Ciencia y sus hermanos pequeños los modelos no permiten sólo describir el mundo, sino también examinar las posibilidades de intervenir en él. Según el filósofo alemán Jürgen Habermas se trata de descubrir (en el sentido de levantar la cubierta o el velo) las condiciones estructurales que enmarcan las acciones de los individuos, y ayudarles a trascenderlas (654). He insistido hasta aquí en que sólo es posible darse cuenta de estas estructuras condicionantes examinando el sistema desde afuera, cosa bastante heroica pero que la metodología de sistemas favorece en gran medida. Con todo, los doctores en biología Humberto Maturana y Francisco Valera ya teorizaron en 1980 que la cognición es un sistema organizativamente cerrado, con lo que la objetividad resulta necesariamente constreñida (655). En estas circunstancias es pues preciso prestar atención al sistema de observación (656).

Pensamiento sistémico al rescate

Un aspecto muy interesante a este respecto es el critical systems thinking (CST), o pensamiento sistémico crítico. No sé de nadie que lo haya establecido como mecanismo de mejora y de avance intelectual de manera solvente[2] y me haya convencido demasiado, salvo el trabajo incipiente del suizo Werner Ulrich, que comenzó en 1998 con su obra ‘Systems Thinking as if People Mattered’ (657) – parafraseando el mismo título ‘Economics as if People Mattered’, de E. F. Schumacher (351) en 1973. También son destacables las aportaciones de R.L. Flood y más recientemente las de Mike C. Jackson, ambos de la Universidad de Hull. Flood es el teórico de la Liberating Systems Theory: Toward critical systems theory[3] (290), y ya se puede usted imaginar que titular un paper con este atrevimiento no debió de salirle gratis. Tampoco a nosotros, porque no he visto o no he sabido encontrar en primera instancia continuación suficientemente densa de esa línea de trabajo en la literatura académica (658). Profundizaré en ello en lo sucesivo para ver hasta qué punto se le ha permitido evolucionar más allá de estos intentos, y en qué punto se encontraría ahora la teoría CST a disposición. Seguir leyendo »

“We are in a collision course with nature.”[1] – Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE, 2013

No sé porqué no me importa el fondo del océano. Pero no me importa (The New Yorker)

No sé por qué no me importa el fondo del océano. Pero no me importa (The New Yorker)

Índice de la serie y enlaces

Mientras tanto el pasado verano al completo ha batido récords absolutos de temperatura a nivel global, y el año 2015 podría ser récord en sí mismo (634]. Se está viendo que la famosa ‘pausa’, mantra más reciente del negacionismo climático organizado, no es en absoluto tal cosa (635). Se ha visto además que el planeta se está calentando mucho más deprisa de lo que se pensaba, pues los mares del hemisferio sur, donde las mediciones eran poco precisas, resulta que están acumulando nada menos que el doble de calor que el estimado hasta ahora (636, 637).

Para que tenga una idea de la cantidad de calor que los océanos del planeta van acumulando, tome nota de la siguiente analogía: el efecto invernadero en exceso provoca una acumulación de calor equivalente a más de dos bombas ‘little boy’ por segundo. Dos bombas atómicas Little Boy cada segundo. Acumulan el calor que desprenden dos bombas atómicas como la de Hiroshima cada segundo (638). En conjunto, el planeta Tierra ha acumulado desde 1998 el calor equivalente al que desprenderían 2.000 millones de detonaciones atómicas (639). La pausa. El hiato, le llaman. Seguir leyendo »

“El colapso llegará de forma muy repentina, sorprendiendo a todos”[1] (LLDC, 2004)

Another way

Índice de la serie y enlaces

Es terrible encontrarse con estas gafas puestas, un poco sin pretenderlo, y comenzar a advertir indicios de colapso por todas partes.

En este sentido vale la pena conocer la que podría haber sido la noticia más importante del pasado verano, que no ha tenido eco hasta ahora en los medios de comunicación generalistas, y que sólo he visto reflejado en el blog de Antonio Turiel (FB aparte). La Energy Information Administration de los Estados Unidos informó silenciosamente en su web que las 127 principales compañías productoras de petróleo y gas de los Estados Unidos se están quedando sin dinero (596).

Lo ha leído bien. Seguir leyendo »

A %d blogueros les gusta esto: